Rakiram

"Campo Energético, elevación de la conciencia e imposición de manos". 

 

El Rakiram además de ser una terapia, es una filosofía de vida. La base de la terapia del Rakiram es descubrir y re-energizar el campo energético. Contiene técnicas milenarias de canalización de energía y utiliza la imposición de manos, la meditación y el auto-conocimiento como fuente de equilibrio físico, emocional, mental y espiritual.

 

El tratamiento dado por el Rakiram proporciona excelentes resultados en los síntomas y las causas del estrés, la depresión, el dolor físico y del alma; actúa de manera eficaz cooperando con la sanación de patologías más graves; trae armonía y equilibrio a nuestra vida cotidiana.

 

Es un trabajo de reorientación para aquellos que perciben estar desconectados de su interior, de su esencia y su misión. El tratamiento tiene el objetivo de:

 

1. Remover quistes energéticos y obstrucciones de orden emocional, mental y espiritual que estén causando dolor y sufrimiento;

2. Renovar la energía vital a través de la canalización del prana del aire y de la energía de la Tierra;

3. Traer a la consciencia las causas de los síntomas, dolencias y enfermedades;

4. Cambiar los padrones repetitivos;

5. Auxiliar en el proceso de auto-conocimiento y desenvolvimiento espiritual de la persona.

 

El Rakiram nos lleva a otros niveles de vibración y frecuencia energética permitiendo que las puertas del auto-conocimiento sean abiertas y con eso, acelerar el proceso de sanación.

 

Esta técnica permite la reorientación personal y relacional cuando la persona esta en desequilibrio.


El nombre “Rakiram” significa en esencia “Rayo de canalización, prana en expansión” y se basa en las iniciales de los tres Maestros Ascencionados: Radamés, Kiriam y Ramatís. Estos seres de luz permitieron la canalización de esta práctica y velan por su estructura, su técnica de sanación y su evolución cósmica.

 

Este trabajo fue creado en 1993 por el terapeuta brasilero Luis Antonio Julien Lacerda, nacido en Río Grande do Sul. Basado en las canalizaciones de información emitidas por sus Maestros y sus conocimientos oriundos en su trayectoria como espiritualista, su práctica como Maestro Reiki y terapeuta de Regresión. En este camino fue acompañado por Luiza H. S. Kliemann, su primera discípula. Por ambos, fueron formados muchos terapeutas y algunos maestros que tienen el permiso de ofrecer cursos de formación y profundizarse en los estudios de la técnica.

 

Hoy, el Rakiram, cuenta con innumerables practicantes esparcidos por América Latina. 

 

Nuevos aportes teóricos fueron enriqueciendo al Rakiram de la mano de la Maestra Luiza H. S. Kliemann que actualmente esta entregada a trasmitir esta sabiduría y formar nuevos terapeutas.